bg-country-switch

¿Qué es la Atención Centrada en la Persona?

En las últimas décadas ha habido un cambio en la visión sobre la atención que se da a las personas que sufren algún tipo de dependencia basado en la implicación emocional por parte de familiares, profesionales y todas las personas del entorno más cercano. Esta nueva manera de entender el acompañamiento se define como Atención Centrada en la Persona.

Tenemos que ser conscientes de que cada persona, tenga o no algún tipo de dependencia, es diferente y, por eso, hace falta un tipo de atención personalizada para cada situación.

Tomar consciencia de que la persona que necesita cuidadossigue teniendo voluntad propia y capacidad de decidires principalpara que nuestra ayuda tenga en cuenta sus necesidades, respetando su manera de entender el mundo y sus propios cuidados.

Esta labor es complicada ya que requiere un intenso análisis y una gran dedicación, no tanto física sino emocional. Ser conscientes de ello nos ayudará a asumir que todo aquello que hacemos, y que no hacemos, tiene un gran impacto en la persona cuidada. Un impacto que puede producir sensaciones de bienestar o malestar en la persona que cuidamos.

Muchos expertos coinciden en que las emociones permanecen intactas durante toda la vida, por eso hay que estar atentos a cómo reciben nuestra atención, cómo viven su dependencia y hasta qué punto ellos pueden intervenir en la toma de decisiones.

La persona que cuidamos no es solo una persona enferma sino que, además, sigue siendo un individuo con una historia de vida única, con un estado de salud cambiante, un entorno concreto, una manera de sentir particular y una clara idea de cómo quiere ser tratada.

Podemos definir la Atención Centrada en la Persona como:

  • Un enfoque donde la persona se sitúa en el centro de la atención.
  • Nace con el objetivo de promover la autonomía y prevenir la dependencia.
  • Propicia el máximo estado de bienestar posible, tanto físico como emocional.
  • Proporciona especial énfasis en la relación con el entorno social, ya sea con la persona cuidadora, con los diferentes profesionales o con la propia red social de la persona.
  • Se fija en el entorno físico para disminuir la discapacidad y para mantener y proteger todo aquello que tiene significado para la persona, como los objetos significativos, los recuerdos, los muebles, la decoración o los colores, los sabores y los olores.
  • Entiende que la persona mantiene su voluntad y su capacidad de decidir, aunque a menudo sea complicado conocerla cuando la persona presenta un gran deterioro.

Es importante entender que como cuidadores, profesionales o familiares, no tenemos obligación de ser perfectos, sobre todo, cuando nuestra realidad cotidiana es tan dura y complicada.

Pero hay que recordar que la información es poder. Saber lo importante que es estar atentos a cómo nos relacionamos con la persona a quien cuidamos, y cómo esta persona recibe nuestros cuidados, es realmente fundamental para poder colmar nuestro objetivo, que es el de producir el máximo bienestar posible.

A continuación podrás descargarte un decálogo imprimible que te ayudará a tener presente la atención centrada en la persona en día a día como cuidador. Además te recordamos que si te suscribes a nuestra newsletter recibirás periódicamente información útil sobre ser cuidador, conocimientos y ejercicios prácticos para mejorar la calidad de vida de las personas que cuidamos y la tuya propia.

DESCARGA EL DECÁLOGO de la ATENCIÓN CENTRADA EN LA PERSONA

Raül Vilar

Educador social, postgraduado en prevención de la dependencia y promoción de la autonomía, formador experto en Reminiscencia, Validación y Atención Centrada en la Persona.