bg-country-switch

Cuidar la movilidad

Las personas mayores o dependientes pueden tener problemas de movilidad y, por ello, pasan muchas horas en la misma posición. Desde LINDOR AUSONIA queremos ayudarte a ofrecer el mejor cuidado, poniendo a tu dispoción este vídeo con consejos e información para cuidar y estimular la movilidad.

¿Cómo puedo potenciar la movilidad de una persona de edad avanzada?

Estos son algunos ejercicios que pueden ayudarle:

  • Realizar ejercicios siguiendo el ritmo de la música.
  • Jugar con pelotas de goma (lanzarlas y cogerlas).
  • Jugar con aros.
  • Andar en espacios abiertos.
  • Realizar ejercicios de gimnasia o psicomotricidad.

¿Por qué es importante la movilidad para la persona ecamada?

Si la persona mayor debe pasar largos períodos de tiempo sentada o encamada, debe realizar cambios posturales regularmente (cada dos o tres horas, aproximadamente) con la finalidad de evitar las llagas, el entumecimiento y las úlceras por presión. Y, para mantener la masa y el tono muscular, es aconsejable la práctica de gimnasia pasiva.

¿Qué ejercicios son los más recomendables?

Los siguientes son algunos ejemplos, pero no olvide que los ejercicios de gimnasia pasiva han de adaptarse al estado físico de la persona mayor. Realícelos siempre lentamente y con gran cuidado, para evitar lesiones.

¿Qué movilizaciones son las más habituales?

Algunas movilizaciones son habituales en el momento de cuidar a una persona encamada. No obstante, recomendamos pedir consejo profesional antes de realizar un movimiento inusual que pueda impactar de forma negativa en la salud del cuidador

De la cama a la silla:

  • Coloque una mano en la espalda y otra debajo las rodillas.
  • Coloque los pies separados, uno más adelantado.
  • Ayúdela a que gire y se siente al borde de la cama.
  • Cálcela y ayúdela a ponerse de pie.
  • Rodee su cuerpo con los brazos. La persona cuidada se apoyará en el borde de la cama y después en el brazo del sillón.
  • Hágala girar sobre los pies y siéntela utilizando su cuerpo como contrapeso.
  • Acomódela y pregúntele si está bien.

Incorporarla en una silla:

  • Sitúela en la parte posterior de la silla.
  • Rodee fuertemente su cintura con los brazos.
  • Haga fuerza con las piernas, inclinando el cuerpo hacia delante.
  • Llévela hacia atrás.

Tablas de ejercicios

En el caso de que la persona cuidada pase mucho tiempo sentada o en la cama es aconsejable que cambie de postura cada dos o tres horas, con la finalidad de evitar la aparición de llagas, entumecimiento y úlceras por presión. También es recomendable realizar ejercicios de gimnasia pasiva para mantener la masa y el tono muscular.